Encuéntranos en Google+. La Era de Conan: Crear un ejército de esclavos

miércoles, 8 de febrero de 2017

Crear un ejército de esclavos

Nueva entrada del Blog del desarrollador dedicada a los esclavos.

El mundo de Conan Exiles es brutal y despiadado. Para sobrevivir y prosperar tendréis que conquistar y dominar el terreno que os rodea. Os perseguirán peligrosas criaturas o jugadores agresivos y habrá pocos lugares en los que estéis a salvo.
Construir una base fuerte es vital para la supervivencia. Pero para defender de verdad lo que es vuestro, necesitáis guardias vigilantes que no se duerman, artesanos habilidosos que no se cansen y sacerdotes devotos que conozcan los secretos más profundos de sus dioses. Para ello, tendréis que asaltar los campamentos de PNJ, dejarlos sin sentido y arrastrarlos de vuelta a vuestra base. Allí podréis doblegar su voluntad en vuestra rueda del dolor y convertirlos en leales esclavos.

Un mundo repleto de enemigos

Las tierras del exilio son el hogar de mucha gente. La mayoría ha formado facciones que controlan zonas muy importantes del territorio. Tendréis que capturar esclavos de estos grupos.
Los más desorganizados y peor equipados son los exiliados que viven en campamentos cerca del gran río del sur. Estos pobres desgraciados ni siquiera tienen armas y serán los más fáciles de capturar, pero su poder como esclavos también será limitado.
Un poco más al norte, en el paisaje árido y desértico por encima del río, encontraréis a los caníbales darfari. Estos adoradores de Yog están bien equipados, pero sus armas son en su mayor parte primitivas.
La Mano Negra, una banda de piratas exiliados, controla la mayor parte de las tierras al este. Su capital es una enorme formación rocosa que han moldeado y decorado como si fuera un gigantesco barco pirata encallado. Este peligroso grupo está compuesto por miembros de diversas regiones y muchos de ellos empuñan armas temibles.
Al norte, debajo de las tierras altas y las elevadas montañas, encontraréis a los despiadados perros del desierto. Estos bandidos son fuertes y salvajes, y esconden un secreto que debéis descubrir.
La facción más fuerte de las tierras del exilio es la de los cazadores de reliquias, quienes han construido una vasta ciudad al noroeste. Se dedican a desenterrar poderosos artefactos y secretos ancestrales en las ruinas malditas de la zona, y su ciudad está fuertemente protegida por guardias bien entrenados y equipados.


Una hueste bajo vuestro mando

Para capturar esclavos tendréis que atacar a estos grupos y derribar a sus integrantes. Usad la porra para dejar sin sentido a un PNJ y arrastradlo hasta vuestra base atándole una cuerda alrededor de las piernas. Colocad a los cautivos en vuestra rueda del dolor para convertirlos en vuestros esclavos. Tendréis que alimentarlos durante este proceso, y las gachas elaboradas a partir de semillas son la forma más rentable de hacerlo.
Cada PNJ tendrá un rol: arquero, intérprete, guerrero, cocinero, armero, herrero o supervisor entre otros. También poseen diversos niveles de rango, como principiante, habilidoso, maestro, virtuoso o legendario. Cuanto más alto sea el rango del PNJ, más difícil será capturarlo y más tardaréis en doblegar su voluntad en la rueda del dolor.
No todas las facciones de las tierras del exilio contarán con cada una de las profesiones, así que puede que debáis embarcaros en largas expediciones de reconocimiento para encontrar lo que necesitéis. Además, la mayoría de las facciones están compuestas por individuos de las diversas regiones del mundo de Conan: estigios, cimmerios, nordheimers o shemitas. Algunas nacionalidades destacan en una profesión concreta. Por ejemplo, los shemitas son excelentes arqueros, mientras que los cimmerios son grandes herreros.
Para defender vuestra base necesitaréis arqueros y guerreros. Colocad a los arqueros en lo alto de torres o murallas para disparar a los enemigos que se acerquen o a la peligrosa fauna desde la distancia. Desplegad a los guerreros dentro de vuestro asentamiento, tras las sólidas murallas, ya que cargarán contra cualquier enemigo a su alcance.
Los esclavos artesanos son igual de importantes, porque contribuyen a dar beneficios. Cada artesano puede asignarse a un taller o máquina. En función de su rango, tanto los esclavos como los cocineros, fundidores o herreros pueden acelerar vuestra producción o reducir la cantidad de recursos necesarios. Los artesanos de mayor rango también desbloquean nuevas fórmulas mejoradas de objetos, como armas excepcionales o impecables.
Si os adentráis en cuevas oscuras y cazáis en ruinas antiguas, es crucial que contéis con esclavos intérpretes capaces de eliminar la corrupción. La magia corruptora que inunda esos lugares también os corromperá, debilitando vuestro cuerpo de forma permanente hasta que halléis el descanso y el placer que cure vuestra alma.
Pero quizá los esclavos más importantes de todos sean los sacerdotes. Tendréis que capturar a un archisacerdote y colocarlo en vuestro altar antes de poder invocar el avatar de esa religión. Podéis encontrar sacerdotes de Yog entre los caníbales darfari, sacerdotes de Set entre los cazadores de reliquias estigios y sacerdotes de Mitra junto a sus seguidores en templos especiales erigidos en honor a su dios.
Poseer una hueste de esclavos puede ser la clave para vuestra supervivencia y dominio de las tierras del exilio, pero también para vigilar a vuestros cautivos con atención. Los enemigos que asaltan vuestro campamento pueden dejar sin sentido a vuestros súbditos, llevárselos a rastras y esclavizarlos.
Las tierras del exilio son un lugar brutal y salvaje donde solo los más despiadados sobreviven.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada